Análisis

Este es un pedal que no se contenta con ser simplemente un fuzz ,es una bestia a veces impredecible, siempre divertida, y de gran sonido.

El Fat Fuzz Factory es una versión mejorada del clásico Fuzz Factory y puede pasar de ser un fuzz domesticado y controlado a un ruido escandaloso que lo convierte en un gran recurso para una primera fuzz. Solo necesitas dedicar algo de tiempo para comprender los controles y cómo el pedal interactúa con el resto de tu equipo.

Dispone de controles para el volumen, puerta, comp, drive y atan. El volumen funciona como cabría esperar. Gate y Comp obtienen resultados interesantes.,Gate es una puerta de ruido estándar, lo que significa que al girar este potenciómetro hacia la derecha elimina silbidos y zumbidos. El botón Comp representa a Compress, y es un compresor estándar (lo que significa que limita el sonido una vez que excede un cierto umbral)El mando Drive aumenta el nivel de distorsión, y el Stab es, bueno … interesante … lo que lleva a algunos sonidos extraños, oscilantes y confusos. La verdad es que suena fantástico.

Suponemos que la desventaja es que algunos sonidos que producirás a partir de esta unidad no se pueden usar en la mayoría de los géneros, aparte del noise-rock. Puede sonar francamente extraño, o incluso roto.

Conclusión: The Fuzz Factory es para aquellos que buscan algo más y arriesgan en su sonido. Matthew Bellamy de Muse usa uno (a veces integrado dentro de sus guitarras). Puedes escuchar el efecto al comienzo de la canción de Muse Plug In Baby.

Características

Anchura 15,2 cm
Altura 7,6 cm
Profundidad 10,2 cm
Peso 340 g

No tiene True Bypass

Escribir un comentario