Entre los stompboxes más utilizados por los guitarristas contemporáneos el wah wah ocupa un puesto inamovible que ha resistido el paso del tiempo sin demasiados cambios.

Se ha utilizado y se utiliza en cualquier estilo, desde el funk hasta estilos rockeros y más agresivos. Así, encontramos grandes guitarrista que han hecho un uso destacado del mismo, llegando incluso a ser imprescindible para definir su tono característico. Por ejemplo, encontramos el tono rockero de Jimmy Hendrix o el metalero de Kirk Hammett, o los extraños sonidos que Tom Morello saca de su guitarra en parte también gracias a él. Ninguno de estos grandes sería lo mismo si uno de ellos.

En este artículo vamos a revisar los distintos aspectos de un clásico en el arsenal del guitarrista eléctrico moderno.

¿Qué es y para que sirve un pedal de wah wah?

Estos stomp-boxes funcionan cambiando el tono del instrumento. Lo que hacemos con el pie es simplemente manipular el barrido que realiza un filtro de banda, que funciona enfatizando determinadas frecuencias aumentando la ganancia de las mismas. Se trabaja principalmente en el rango de las frecuencias medias. Esta idea básica se ha ido perfeccionando con el tiempo, añadiéndole algunas características adicionales, como la importante función de true-bypass para no alterar el sonido del instrumento, controles de intensidad o sensibilidad, controles de agudos y graves en algunos modelos y otras interesantes mejoras e innovaciones.

¿Cómo usar un pedal de wah?

Dependiendo del modelo, activarlo es solo cuestión de pisar un interruptor, apretar el interruptor que se activa al final del recorrido del stomp-box o simplemente poner el pie encima.

La diferencia en el tono es inmediata, aunque la mayoría de los pedales de wah wah de guitarra modernos llevan un led para indicar si se encuentran activos o no.

En cuanto a la técnica para su uso, una buena opción podría ser comenzar por escuchar temas en los que se haya utilizado con maestría, como “Voodoo Child” de Jimmy Hendrix. Hay muchos temas en los que el wah wah tiene protagonismo, por citar algunos, tenemos “Sweet Child o Mine” (en el solo), Bulls on Parade (en el riff principal) o Bad Horsie de Steve Vai.

Es recomendable realizar algunos ejercicios de aprendizaje básicos que nos ayuden a ir sincronizando el movimiento del pie con lo que tocamos, desde una rítmica funky a un solo de rock. Deberíamos ir probando diferentes licks que nos ayuden a ir pillándole el truco de manera que realmente aprendamos a conocer y a aprovechar los distintos matices que nos permite al movernos desde y por los distintos puntos de su recorrido. Sincronizar el movimiento del stompbox con nuestra interpretación de manera adecuada es algo que requiere práctica, solo así conseguiremos darle el énfasis apropiado a nuestra interpretación y podremos aprovechar este recurso de la manera apropiada; ya sea para darle ese toque especial a una guitarra rítmica funky o para llevar un complicado solo de guitarra rock o metal al siguiente nivel.

Wah-Wah con distorsión

A la hora de ubicarlo en nuestra cadena de sonido, tenemos las dos opciones, colocarlo frente o después de la distorsión.

Por lo general, la forma más apropiada de conectarlo sería delante de la distorsión, pues así gozaremos de un efecto más sutil, al trabajar enviándole directamente la señal limpia del instrumento. Si por el contrario lo colocamos detrás de una distorsión, trabajamos enfatizando las frecuencias de una señal ya distorsionada, de esta forma el sonido resultante será mucho más extremo, en mi opinión, poco natural y controlable para su uso general, aunque que podría resultar perfectamente válido e interesante para según qué propósitos, estilos o preferencias (piensa en un solo de metal extremo, en una canción al estilo Nine Inch Nails o algo parecido).

Si el que utilizamos no tiene un efecto muy pronunciado o no dispone de ningún ajuste y disponemos de un overdrive, podemos colocarlo detrás del overdrive, pero delante de la distorsión, para poder darle un poco más de realce y disponer así, un poco, de las dos opciones.

Wah Wah VS Auto Wah Wah: Ventajas e inconvenientes

En su funcionamiento, el auto wah-wah se diferencia del tradicional en que no lleva un pedal de control incorporado, actúa según la intensidad y dinámica del ataque. Mientras que con uno tradicional podemos controlar en que punto iniciamos el filtrado de frecuencias con la posición del pie, el automático simplemente aplica un barrido en función los valores establecidos por la configuración que hagamos de los controles que incorpore el modelo en cuestión.

Controles de los  Wah Wah y Auto Wah Wah

Los controles varían en su función y pueden ir etiquetados con palabras como “tone”, “Q”, “sens”, “range”, “speed”, “gain”, etcétera, dependiendo del modelo en cuestión. De esta forma, las ventajas de uno y otro se hacen evidentes y, aunque el objeto de su utilización es distinto, podemos generalizar diciendo que tendremos un mayor control con un modelo manual mientras que andaremos más despreocupados con uno automático.

¿Cual es el mejor pedal de wah wah del mercado?

Esta pregunta puede tener distintas respuestas, según el sonido que busquemos y lo complicado o sencillo, en cuanto a características se refiere, de lo que busquemos:

Dunlop 535Q Cry Baby Multi-Wah

La evolución de un clásico, con cantidad de posibilidades y válido para cantidad de estilos. Este stompbox incorpora una función de boost, configurable de hasta 15 decibelios y otro control Q que permite ajustar las frecuencias con las que opera.

VOX V847A

Esta marca fue la primera en desarrollar este tipo de efecto. La versión original apareció en los años 60 y esta versión renovada ofrece alguna característica extra, como la posibilidad de conectarlo a la red, mientras que sigue contando con el legendario y auténtico tono que lo popularizó. Una opción segura.

Morley VAI-2

Una de las opciones más avanzadas y apreciadas por los guitarristas modernos. Incorpora algunas funciones y características interesantes, por ejemplo, es óptico (no tendrás problemas de ruidos con los potenciómetros por la suciedad) y se activa y desactiva con solo poner o quitar el pie encima.

Dunlop GCB95 The Original Cry Baby

Si quieres sonar como Hendrix esta es la opción a elegir, tiene el sonido más clásico y además es caro. En este caso, no se ofrece ninguna opción de configuración, simplemente conectar y usar.

Ibanez WD7

Emplea tecnología óptica, destaca por la cantidad de opciones que ofrece, por lo que se considera el más avanzado. Puede incluso funcionar como si fuera un auto-wah, aparte de otras funciones y características como la activación automática, o no, filtro de frecuencias bajas, controles del nivel de entrada y de de límite de frecuencia.

Hemos descrito algunos de los que hemos considerado más destacados, pero también merecen la pena:

  • BOSS AW-3
  • Fulltone Clyde Standard
  • Behringer Hellbabe
  • Jim Dunlop Z-45 Zakk Wylde Signature
  • Real McCoy Custom RMC5 Wizard Wah

Conclusión

Anteriormente hemos nombrado las preferencias personales como uno de los factores principales a la hora de elegir un stomp-box de este tipo.

Dada la cantidad de opciones disponibles, es recomendable dedicar algún tiempo a estudiar la elección. Lo ideal sería escucharlos y, si es posible, probarlos personalmente para ver cual de ellos se ajusta mejor a lo que buscamos.

Como sucede en la mayoría de las ocasiones no es posible probarlos todos con nuestro amplificador o instrumento. A continuación te dejamos diferentes artículos y reviews para saber más y tener una mejor idea de lo que buscas.