¿Qué es y para qué sirve un pedal compresor?

Un pedal de compresión es un controlador automático cuya función es mantener el volumen de una señal homogéneo. Esta pedalera “comprime” la señal eléctrica de la guitarra según el rango dinámico fijado por el usuario, de ahí el nombre del dispositivo, y evita que la señal sobrepase ese rango de volumen ya sea atenuando una señal muy fuerte o dando un empujón a una señal por debajo del límite.

Dada su versatilidad se utilizan en un amplio espectro de situaciones desde el sonido en directo hasta su aplicación en estudio.

Las principales razones para su uso son el control de la energía de la señal para mantener su nivel constante; controlar el nivel de pico de una señal, protegiendo los equipos de amplificación de la saturación excesiva; reducir el margen dinámico de una señal e incluso enmascarar errores de interpretación que tengan que ver con la estabilidad de volumen.

Controles típicos de un compresor

Para entender cómo funciona un compresor primero debemos familiarizarnos con sus parámetros esenciales y cómo estos nos permiten lograr diferentes resultados:

  • Threshold: determina el momento en que la señal es afectada por el stompbox, reduciendo la ganancia de toda señal que pase este umbral; el sonido que no exceda este umbral pasará inalterado. Se mide en decibelios (dB).
  • Ratio: gradúa la cantidad de compresión aplicada a la señal que traspase el umbral. Generalmente se expresa en proporciones como 2:1, 4:1, 6:1, 10:1, etcétera. Por ejemplo, si establecemos un ratio de 4:1 las señales que estén 4dB por encima de nuestro threshold serán reducidas a 1db; si tenemos una proporción de 10:1, por cada 10dB de más el dispositivo solo permitirá pasar 1db por encima del umbral.
  • Attack: ajusta la velocidad con la que el efecto actúa sobre la señal una vez superado el threshold. Medida en milisegundos (ms). Release: también llamado sustainer, determina el tiempo que tarda el efecto en volver al volumen original una vez cae la señal bajo el umbral de intensidad. Medida en milisegundos (ms).
  • Makeup gain: es un control de ganancia en la salida (output) del stompbox, recupera la cantidad de señal perdida. Se hace necesario cuando el objetivo es recuperar lo que se redujo en nivel y así emparejar las partes de poco volumen con las que fueron comprimidas.
  • Knee: determina la manera en la que el threshold se aplica a la señal. Si nos encontramos con la opción Hard Knee, el punto límite está estrictamente delimitado y el threshold actuará por completo al sobrepaso más mínimo; con Soft Knee la aplicación del threshold es gradual y puede comenzar en puntos cercanos antes del umbral fijado. No todos los dispositivos de guitarra traen este parámetro, y si lo traen, aparece como knee.

Tipos de compresores y sus características

Existen distintos tipo de compresión clasificadas por el tipo de circuito utilizado. Si bien cada tipo de compresión afecta el tono de tu sonido, las diferencias entre cada uno son sutiles y se adaptan a necesidades específicas.

  • El compresor de tubos fue el primer tipo de compresión creada, funciona a partir de un sistema de válvulas, de tubos de vacío que encontramos en los amplificadores vintage. El tono que producen es cálido y suave aunque suele ser costosa y menos efectiva que otros tipos de compresión por sus elevados ratios de compresión, lenta respuesta y coloración de la señal excesiva.
  • Los VCA (Voltage Controlled Amplifier) utilizan tecnología de transistores para su funcionamiento. Es el sistema dominante en los stompboxes de baja gama de esta clase por su rápida respuesta, bajo costo y coloración neutra. Es un circuito eficiente con controles precisos sobre los parámetros de attack y release. Este tipo de circuitos se encuentran en stompboxes como la BOSS CS-3 y el Maxon CP9Pro+.

    Estos circuitos de transistores cuentan con subdivisiones que valen la pena mencionar, cada una con opciones particulares. Los circuitos FET (Field Effect Transistor) emulan el sonido de los de tubos; el OTA (Operational Transconductance Amplifier) utiliza un sistema de fuente de corriente por voltaje y es el más utilizado en los pedales en el mercado, ejemplos de esto son el Dynacomp, Keely o Wampler.

  • El sistema de compresión óptico que interpreta la señal eléctrica por medio de una bombilla LED que brilla con mayor o menor intensidad dependiendo de los niveles de la señal. La intensidad de luz es interpretada por una fotocélula para determinar el nivel de compresión aplicado, invirtiendo el proceso hacia el output para convertir la luz en señal eléctrica de nuevo. El efecto sonoro es suave, orgánico y de respuesta lenta, de un tono neutral y esponjoso dependiendo del diseño del circuito. Se encuentra en stompboxes como el Demeter y el EHX Black Finger.

Ubicación del compresor en la cadena de efectos

La ubicación afectará la cualidad del sonido de tu cadena de efectos. En este artículo, consideraremos dos ubicaciones: al comienzo de la cadena y después de una distorsión.

Usar el compresor con distorsión

La primera opción considera la guitarra en limpio, siendo el primer stompbox en la cadena (aunque puede estar precedido por un afinador). Esta es la opción más popular porque equilibra la señal de la guitarra antes de entrar en contacto con cualquier otros efectos, y así no se verán suavizados ni alterados por este. Proporciona un sonido brillante y con fuerte ataque dependiendo del tipo de dispositivo. Colocarlo antes de un overdrive o distorsión significa entregar una señal gruesa y sin picos que favorece la aparición de sustain.

La segunda opción, ubicar el dispositivo después de una distorsión ofrece un balance dinámico de la señal al balancear ambos efectos. Como ventajas evita que el ruido de piso o sonido residual del dispositivo sea amplificado y distorsionado por el overdrive, saca ventaja con distorsiones de buena respuesta dinámica añadiéndole el sustain del segundo. Algunos guitarristas prefieren usar el compresor como un booster, ideal para los solos.

¿Cuál es el mejor pedal compresor del mercado?

A continuación, te presentamos los cinco mejores compresores disponibles en el mercado para que no te equivoques a la hora de elegir el tuyo.

1. MXR Dyna Comp

Popular por su simplicidad y facilidad de uso. Con sus dos controladores, level y sensitivity, mantiene un excelente tono sin mucho tiempo de configuración. El mini Dyna Comp, una versión compacta, y el Script Dyna Comp son variaciones de este modelo.

2. Xotic SP compressor

Un dispositivo versátil y compacto que cuenta con tres tipos de compresión (low, mid, high), control sobre el attack y release, y la posibilidad de combinar la señal comprimida con la señal original (parallel compression).

3. Keeley 4 Knob Compressor

Permite gran control sobre los parámetros de la compresión gracias a sus 4 potenciómetros: Threshold/ratio, level, attack y el clipping knob para controlar el tono del efecto.

4. Wampler Ego Compressor

Pedal con 5 potenciómetros para total control sobre la compresión. Hechos a mano, produce un sonido transparente y sin afectar la calidad del tono de tu guitarra. El Wampler Mini Ego es una versión compacta que reemplaza los potenciómetros de tone y attack por dos interruptores.

5. Diamond compressor

Cuenta con cuatro versiones: Estándar, Junior, SL y Bass Comp. Tiene función de True Bypass. Es un compresor óptico de alta calidad que incluye el potenciómetro EQ, para balancear la señal de manera intuitiva y práctica.

Conclusión

Más que un efecto, las pedaleras de compresión son una herramienta indispensable en el arsenal de todo guitarrista. Estos dispositivos ofrecen la estabilidad y calidad de tono que todo músico profesional necesita en su sonido, especialmente en vivo. Usados correctamente, sacan lo mejor de tu guitarra. Explora cada posibilidad y encontrarás el mejor uso para ti. ¡Que te diviertas!