Ha llegado la hora de comprar una pedalboard y existen algunos factores y características que debemos valorar para tener una respuesta a la pregunta qué pedalboard comprar y así hacernos con el modelo que más nos convenga.

Por ejemplo, lo primero que nos podría venir a la cabeza es que sea sólida y capaz de proteger nuestra preciada colección de pedales en los directos y durante el transporte. En estos casos, lo más apropiado sería decantarnos por una de metal con un buen estuche flightcase para transportarla. No quiere decir esto que las de plástico o las bolsas de tela no sean convenientes. Algunas personas pueden preferir la ligereza del plástico, mientras que a otros les pueden gustar el atractivo acabado de una pedalboard de madera.

El espacio del que la caja para pedales disponga es uno de los motivos importantes que pueden hacer que nuestra decisión se decante por una por otra opción. Encontramos modelos capaces de guardar y alimentar desde 3 a 12 pedales. Por supuesto, esto es algo personal. Debemos elegir en función del número de stomp-boxes que compongan, o que planeemos vayan a componer nuestro arsenal.

Conviene dedicar un rato a plasmar físicamente, por ejemplo, sobre una cartulina, la disposición de nuestros pedales, contando con los cables de interconexión y el espacio para las entradas de alimentación. Así, tendremos una idea aproximada del tamaño que necesitamos.

Muy importante es la electrónica del dispositivo. Si la pedalboard que vamos a adquirir lleva algún tipo de circutería, conviene que sea de calidad. Así, evitaremos complicaciones, en forma de ruidos extraños. Hay algunas pedalboards con fuente de alimentación integrada. Sin embargo, otras no incluyen este elemento, por lo que debemos adquirir un adaptador o fuente por separado e instalarla.

La elección de una buena fuente de alimentación es algo importante. Debemos disponer de suficientes conectores y de una corriente estable y sin interferencias para que todos nuestros efectos funcionen de la mejor manera.

1. Pedaltrain PT-CLP-TC Classic Pro


Ver precio

Esta pedalboard, hecha a mano, se fabrica con aluminio de grado aeronaútico, lo que la convierte en prácticamente indestructible. Por ello, sin duda se presenta como una gran aliada para el directo y para la carretera. Se sitúa en el segmento medio de precios, sobre unos 300€, y puede dar cobijo hasta a 16 pedales. Las sujeciones de velcro son de gran calidad, por lo que no garantiza que nada se moverá de su sitio.

Hablando de su diseño, sencillez, sobriedad y efectividad son los rasgos que definen a este modelo. El flightcase que la acompaña también demuestra un acabado sólido y profesional, incluyendo un espacioso y profundo interior acolchado y unas ruedas, para moverla rápidamente y con el menor esfuerzo, durante el montaje y desmontaje. Esta es sin duda una de sus ventajas, igual que protegemos nuestra guitarra con un buen flightcase, nuestros efectos no deben ser menos.

Sin duda, una buena opción para el escenario y la carretera. Si andamos buscando una pedalera de calidad y de confianza y no nos importa invertir un poco en ella, esta bien podría ser la mejor elección.

2. Aclam Smart Track S2 Pedalboard


Ver precio

Esta pedalera de clase media (unos 180€) se apunta a la últimas tendencias; es una pedalboard modular. Esto quiere decir que es ampliable y reconfigurable, a la vez que nos ofrece algunas características atractivas, como veremos a continuación.
Por otro lado, su tamaño nos permite sujetar hasta 10 pedales.

En cuanto a su diseño, está hecha de aluminio anodizado ligero.

Esta es una pedalboard sin velcro, se ha utilizado un sistema de sujeción por tiras de velcro sino que, en este caso, se utilizan unas sujeciones propias del fabricante. Por ello, no se han empleado adhesivos pero se necesita contar con un destornillador de punta plana.
Las patas delanteras son algo más bajas que las patas traseras, que son ajustables en altura. Así, queda inclinada para permitirnos un mejor acceso a todos los dispositivos que en ella montemos.

En cuanto a su hardware, no incluye fuente o cables. Sin embargo, Aclam nos ofrece accesorios para mantener los cables organizados y también se incluye una funda blanda acolchada con asas para un transporte más cómodo.
En definitiva, una apuesta sólida y de calidad que nunca nos dejará tirados en directo o en la carretera.

3. Boss BCB-60 Deluxe Pedalboard


Ver precio

Esta es una pedalboard de plástico, pero no por ello resulta frágil. Al contrario, destaca por su solidez y por su portabilidad. En su interior acolchado, lleva inserciones de espuma para sujetar los pedales. Además, cuenta con espacio para entre 4 y 6 efectos con el formato estándar de Boss.

Su hardware incluye algunas características realmente interesantes. Por ejemplo, incluye cables de interconexión entre pedales, conectores de entrada y salida, jacks de envío y de retorno y una fuente de alimentación integrada de calidad capaz de alimentar hasta 7 dispositivos a la vez. Por ello, una de sus grandes ventajas es que incluye todo lo necesario para utilizarla directamente.

Entre sus desventajas, que no son muchas, cabe mencionar que las inserciones están pensadas para los pedales del formato del fabricante, por lo que puede complicarse el utilizarla para los efectos de otra forma o tamaño, por ejemplo, podríamos tener algunas complicaciones con los pedales de wah.
La calidad de los cierres también ha sido puesta en entredicho.

4. Mooer FC-M6 Firefly Series


Ver precio

Esta opción resulta realmente atractiva para los guitarristas que dispongan de pedales formato micro, especialmente para la serie Micro Series de la marca; pueden caber hasta 6 pedales de este tipo. También resulta muy interesante por su buena relación calidad precio y por su construcción sólida.

El diseño de esta pedalboard de aluminio destaca por su elegante acabado gris y su interior acolchado de espuma. Su peso es ligero y destaca su portabilidad, que nos permite montar y desmontar fácilmente nuestro equipo. En este aspecto, se nota que estamos ante un artículo de calidad.

En cuanto a su hardware, este modelo lleva 6 salidas para conectar los pedales y una entrada para conectar la pedalera a la corriente. La circutería es de buena calidad y, además, al ser tomas independientes, se garantiza una máxima claridad del sonido, sin interferencias ni ruidos indeseados.

5. Schmidt Array SA-450-LID


Ver precio

En cualquier categoría de productos, siempre hay uno de ellos que destaca por su apariencia, calidad… Y por su precio. Esta pedalera boutique de metal y madera es un buen ejemplo de diseño, construcción sólida y acabado lujoso, con varios colores para elegir y luces LED, con alimentación, USB incluídas.

Básicamente, su diseño ofrece espacio para montar entre 6 y 8 pedales repartidos en dos niveles. También, resulta bastante pesada (más de 6 kilos).
El sistema utilizado para sujetar los stomp-boxes es el de la cinta de velcro y cuenta con un espacio interior para la fuente de alimentación.

Podría pensarse que, en cuanto a hardware se refiere, debería ofrecer unas prestaciones también de primera y, en parte, así es. Por ejemplo, lleva 6 conectores estéreo de entrada y salida integrados, además de conexiones para el loop de efectos. Sin embargo, la caja de conectores MKII se ha de pedir aparte y no incluye fuente de alimentación.

Su principal pega es su precio, como ya hemos comentado. Por lo demás, es una caja para pedales que sin duda atraerá todas las miradas y también algún que otro elogio. Lo más cercano a una pedalboard artesanal de calidad que se puede encontrar en el mercado.

6. EX PEDALBOARD ENO Ex


Ver precio

Si buscamos una pedalboard económica para pedales formato micro, esta bien podría ser la que apropiada. La calidad de construcción es excelente por su precio, además, al ser de aluminio es bastante ligera. Su tamaño es bastante pequeño, por lo que solo le caben 5 pedales de formato micro o 4 normales.

Tiene un elegante acabado en negro, decorado por el logo de la marca.

Además, gracias a su diseño tipo rail es también de fácil transporte, pesando tan solo 1.75 kilos, sin incluir la fuente de alimentación. La sujeción se realiza gracias a los velcros habituales.

Poco hay que decir sobre su hardware, pues no incluye fuente de alimentación o cables. Por otra parte, en cuanto a sus accesorios, la bolsa de transporte incluida resulta de una calidad aceptable y es impermeable. También, viene con una correa de sujeción para un cómodo transporte.

Como pegas, se comenta que no resulta del todo apropiada para pedales de distintos tamaños. Aparte de eso, en caso de que no utilicemos demasiados pedales y que busquemos una gran relación calidad precio, este modelo es el indicado.

7. Harley Benton SpaceShip 40

Esta es la marca económica con la que presenta sus productos una conocida distribuidora de instrumentos y accesorios musicales. El caso es que tiene un precio bastante ajustado, mientras que su calidad no se ve demasiado comprometida.

Estas razones la convierten en una buena entrada al mundo de las pedaleras.

Hablando de su diseño, está hecha de aluminio ligero (<2 kg.) y es ajustable. Puede albergar entre 8 y 12 pedales, según el formato.

También, cabe destacar que es una pedalboard con funda básica de transporte.

Como inconvenientes de este modelo, los usuarios informan de que las sujeciones de la fuente de alimentación no son demasiado fiables. Igualmente ocurre con los velcros, porque parece que su calidad no es todo lo buena que debiera.

8. Donner DB-3


Ver precio

En el segmento económico de precios, nos encontramos esta respetable pedalboard de aluminio con acabado mate. Este modelo puede cargar con unos 8 pedales de tamaño estándar. El sistema de sujeción de los pedales son las tiras de velcro y también incluye una bolsa de transporte.

Su principal ventaja es su relación calidad-precio. Conviene la pena echarle un vistazo si buscamos una entrada asequible y efectiva al mundo de los pedales y los guitarristas rápidos. Esta opción no tiene nada que envidiar a dispositivos de precio mucho mayor.

Por el contrario, sus principales inconvenientes son algún problema de diseño y manufactura, concretamente problemas de montaje de la fuente de alimentación DB-3 de esta misma marca. Su proceso de fabricación parece no terminar de ser del todo preciso, mientras que la bolsa de transporte es de una calidad bastante dudosa.

9. Gator Cases GPB-BAK-1


Ver precio

Aquí tenemos una opción realmente interesante por lo que ofrece y porque resulta económica. Esta es una pedalboard metálica, de aluminio, por lo que es resistente a la vez que ligera.

Viene en 3 tamaños diferentes, pudiendo encontrar el modelo más grande por debajo de los 130€. Por ello, tiene espacio de sobra para que quepan una buena cantidad de pedales, hasta 16 en el formato grande.

Su diseño es elegante, de aluminio, acabado en negro e inclinado para permitir un acceso fácil a cualquier stompbox. Lleva sujecciones de velcro y, además, lleva un soporte para montar cualquier fuente de alimentación que nos parezca conveniente bajo la unidad. También incluye una bolsa de transporte reforzada con correa de transporte de quita y pon.

Las críticas negativas que ha recibido este modelo se deben a descuidos de acabado en cuanto a la longitud de los velcros, demasiado cortos para el largo de la caja para pedales, la calidad cuestionable de la funda de transporte, especialmente en lo que a los herrajes y a las partes metálicas se refiere.

10. Behringer PB 600


Ver precio

La marca Behringer se caracteriza por ofrecer unos productos de calidad aceptable a precios asequibles. Este modelo no es una excepción.
Su tamaño es compacto, consecuentemente, se pueden montar unos 6 pedales estándar en ella.

El diseño de esta caja para pedales de plástico robusto se caracteriza por su incluir unos soportes de goma antideslizantes y por ser ligera.
Se pueden soltar las barras para dejar más espacio libre, por si acaso alguno de nuestros efectos tienen un formato más voluminoso.

En cuanto al hardware, esta si viene con un alimentador de 9V, con 7 tomas para conectar unidades de efectos. También lleva cables y cuenta con ranuras cerradas con tornillos para esconderlos.

Entre sus inconvenientes, destaca la pobre calidad de los cierres y, además, algunos usuarios se han quejado de los cables y el alimentador producen ruidos.