Por qué es importante el orden de los pedales?

Disponemos de gran oferta en el mundo de los stomp-boxes y si bien no existe un orden absoluto a la hora de utilizarlos, si que debemos colocar unos efectos delante de otros para poder obtener el mejor resultado posible en nuestra cadena de sonido. Aunque siempre se puede experimentar, deberíamos evitar que nuestro sonido se vea deteriorado o falto de claridad por conectarlos en un orden incorrecto, provocando así que unos efectos solapen a otros, que unos corten las colas de otros o que se generen ruidos indeseados.

Es esencial conocer su funcionamiento para utilizarlos en el orden correcto y así beneficiarnos de sus virtudes, al fin y al cabo, también son herramientas creativas que nos permiten jugar y experimentar con nuestro tono.

Existe un orden lógico para su uso y conocerlo nos permitirá un aprovechamiento y control total sobre su funcionamiento.

¿Qué es el loop de efectos?

loop efectos amplificador

También conocido como bucle de efectos, consta de una salida (send) y una entrada (return) a las que podemos conectar nuestros stomp-boxes. Su misión la de poner conectar efectos tras el previo del amplificador. Esta es una característica que, por desgracia, no todos los amplificadores poseen. Los efectos que se utilizan conectados así suelen ser solo los que están basados en el tiempo (reverb o delay). Aunque también hay quien prefiere los efectos de modulación (chorus, phaser, flanger, tremolo) en el loop de efectos

Las ventajas del loop de efectos son un sonido mucho mas nítido y claro y poder mezclarlos con el sonido del ampli. Es por eso que recomendamos su uso si nuestro amplificador cuenta con él, porque así podemos extraer la señal recién salida del previo, conectarla a nuestros pedales y, tras ser procesada, devolverla de vuelta a nuestro amplificador.

diagrama-del-orden-de-los-pedales

También tendremos algunas ventajas con el estéreo, en caso de emplear dos amplificadores.

 

Tipos de pedales

Si bien los hay de muchos tipos los podemos agrupar en tres secciones principales:

  • Los efectos que actúan sobre la ganancia (overdrive, distorsion fuzz, octavadores): saturan la señal que proviene del instrumento y son la base del tono de nuestra guitarra, por eso deberían ir en las primeras posiciones de nuestra cadena.
  • Efectos de modulación (chorus, phaser, flanger): son los encargados de dar color y embellecer nuestro sonido.
  • Efectos de tiempo (delay, reverb): gracias a ellos obtendremos mayor profundidad. El orden lógico debería ser: ganancia, modulación y tiempo, que debería respetarse, aunque cada músico decide en función de la sonoridad que busca.

El siguiente podría ser un ejemplo de cadena de sonido, utilizando los tipos más comunes:

Afinador – Compresor – Wah – Overdrive, Distorsión y Fuzz – EQ – Modulación – Delay – Reverb

El pedal afinador

El afinador siempre debe colocarse al principio de nuestra cadena de sonido, el primero después de nuestro instrumento, ya que para poder afinar correctamente es necesario que nuestra señal no esté siendo procesada por ningún tipo de efecto, de esta manera el afinador procesará la señal de manera óptima, pudiendo encontrarnos de lo contrario con un comportamiento alterado dando como resultado una afinación inexacta y un claro empobrecimiento de nuestro sonido.

El compresor

Es un efecto muy usado por músicos en casi todos los estilos que funciona igualando los picos de la señal, mejorando así el sustain, el tono, la claridad y, en definitiva, dándole un sonido mas denso y compacto a nuestra guitarra. El beneficio de este stomp-box nos interesa que esté presente en toda nuestra cadena de sonido, por eso se coloca de los primeros, jugando un papel crucial a la hora de redondear y mejorar nuestro tono.

El pedal de wah-wah

El wah wah siempre debería ir antes de los efectos de modulación y de tiempo, si lo utilizamos delante de la distorsión, el pedal reaccionará mejor a las variaciones de nuestra señal, mientras que si lo utilizamos después, el sonido será mas grueso pero con una evidente carencia de armónicos. Con el wah-wah lo mejor es probar y ver que funciona mejor para nosotros, en mi caso lo tengo detrás del overdrive pero delante de la distorsión, de esta forma se enfatiza algo el efecto wah.

Pedales de Overdrive, Distorsión y Fuzz

El overdrive y distorsión son muy utilizados en la música moderna, nos dan la posibilidad de conseguir mayores niveles de saturación, siendo mas que notable en amplificadores de válvulas. Son muy importantes a la hora de definir nuestro tono, mejorando notablemente si se colocan con un compresor delante.

En el caso de que utilicemos varios de este tipo, los colocaríamos ordenados de menor a mayor ganancia (Boost < Overdrive < Distorsión < Fuzz), para evitar que se solapen

Pedales de modulación (chorus, phaser, flanger, tremolo, vibrato)

Los efectos de modulación son muy útiles a la hora de aportarle personalidad y carácter a nuestro sonido y nos ayudan también a colorearlo. Por lo general se usan o bien delante o detrás de la distorsión u overdrive, esto va en función de los resultados que queramos conseguir. Existen músicos que usan dos o más en ambas posiciones, para conseguir tonos originales y espectaculares.

Pedales de delay y reverb

Al tratarse ser efectos basados en el tiempo, deben conectarse, de forma ideal, a través del loop de efectos, al igual que los de modulación. Si no disponemos de un loop de efectos en nuestro equipo, deberán colocarse justo al final de nuestra cadena de sonido, al ser efectos de repetición y generar esas colas que no queremos cortar.

Conclusión

Es recomendable, dentro de nuestras posibilidades económicas, decantarnos por la calidad. Aunque esto puede resultar obvio, hay que llevarlo en cuenta a la hora de configurar nuestra cadena de sonido. Por ejemplo, es recomendable fijarse que el incorporen la característica “true-bypass”, para que cuando no se encuentre activo deje pasar la señal sin alterarla.

Como hemos visto en este artículo, existen muchos tipos distintos de añadidos y conocer cómo procesan la señal resulta crucial para sacarles todo su jugo. Siempre deberíamos aprovechar la posibilidad de experimentar con ellos, pues seguro es que nos encontraremos con sonoridades nuevas e interesantes, pero no olvidaremos que existe un orden lógico para su disposición, basado en su propia razón de ser.

Cada pedal de efecto ha sido diseñado para llevar a cabo una función determinada y esta debe ser respetada con el fin de obtener mayor nitidez, claridad, control y, en definitiva, calidad en nuestro sonido.